miércoles, febrero 01, 2012

"El VIAJERO EN EL TIEMPO DE ALBERTO CHIMAL"

31 de Enero de 2011. Bellas Artes. Afuera lluvia. Manifestaciones. Aquí Viajeros en el Tiempo y el libro de Alberto Chimal.

Este es el texto leído en la presentación:

“El VIAJERO DEL TIEMPO” de Alberto Chimal. Presentación en Bellas Artes.

José Luis Zárate

En 2005 el Instituto de Tecnología de Massachusetts organizó la Primera y Única Convención para viajero en el Tiempo.

Los objetivos de esta reunión, aparte de los canapés y las tazas con el logo de la convención era serio.

La ciencia actual nos dice que el viaje temporal en ambas direcciones es imposible. El principio de incertidumbre, la imposibilidad de revertir ciertas reacciones y cosas así lo prohíben.

La flecha del tiempo apunta sólo en una dirección.

Pero si en el inconcebible futuro alguien encontró la manera de hackear el código del universo sería bueno saberlo de una vez.

“Ustedes pueden, hay futuro, no se desgasten con las quarks” o cualquier otra señal sería un triunfo.

Un correo taquiónico estaría bien, una piedra con muy poco carbono 14, algo que indicara un viaje en el tempo.


Habilitaron espacios para TARDIS, DeLoreans aparatosos aparatos victorianos.

La invitación, dijeron sus organizadores, debía recorrer el Tiempo (con T mayúscula de Tiempote)

Internet, dijeron, no es suficiente.

En estos tiempos de Megaupload derribado, archivos quemados en leña verde y nubes derribadas lo entendemos.

En 2005 no.

En 2005 parecía sólo una precaución extra.

Pongan en la invitación la fecha precisa y las coordenadas exactas en hojas sin ácidos (duran un par de centurias más) y coloque este flyer en bibliotecas antiguas que parezca vayan a durar más.

(Ojo con las magnabibliotecas y los ritmos sexenales)

Tomen fotos, graben piedras y cds y cuéntenles a sus nietos de la convención.

Trasmitan.

Trasmitan, pero Oh, Babylonia, todo mensaje se perderá en el tiempo como lágrimas en la lluvia o créditos en farmville…

Todo es perecedero: las hojas, las fotos, las redes, los objetos.

La sangre no.

Fíjense que resulta que el DNA es duradero, renovable y wash and wear.

Si vas a imprimir algo imprímelo en gente.

Alberto Chimal lo sabe.

Este libro, “El viajero de tiempo” es una botella encuadernada en el mar del tiempo en busca de arenitas precisas.

Si llega a algún viajero temporal será en base a lo impreso en la mente de alguien.

En los conceptos de alguien.

En la percepción del mundo de alguien.

En 2005 no llegó ningún viajero, no se llenó el lugar de hielo seco, luz láser o estallido sónico alguno.

Doc Brown no fue a saludar a Dan Brown en ese lugar.

Saltaron a conclusión que el Viaje en el Tempo es imposible y por ello nadie acudió desde ninguna era.

Ilusos.

Los viajeros en el Tiempo no llegaron porque el lugar estaba lleno de cazadores temporales.

Es bueno saberlo, un punto en el tiempo exacto lleno de cazadores.

Los cazadores de crononautas no se ven siniestros.


Parecen fanboys de ese tipo de convenciones, el señor que da los gafetes o personal de CONACULTA.

No se les ve (no mucho) lo malvado.

Su papel es detener a los viajeros el tiempo.

Cada viajero es una afrenta para un poder, para un dogma, para una concepción unitaria del mundo.

Saben que pesadillas elaboraron los que ahora tienen máscaras de héroes, saben cuándo y cómo caerán los que ahora consideramos inamovibles. Saben en qué biblioteca condenada está el libro que habla de su vida.

Conocen el que va a ser el ídolo literario del mañana y que corriente lo derribará.

Sabe que todo es cíclico, que habrá un tiempo en que los minicuentos sean los únicos que compitan para el Nobel (en tiempos de silencio cada palabra lo abarca todo).

Los viajeros en el tiempo se ríen de los editores que dicen que los libros de cuentos no cuentan, y que ningún ídolo literario saldrá de Twitter.

Saben porque lo han leído en wikipedias futuras (perseguidas, en 3D y con olores exclusivos) que habrá una quema de brujas y doctos especialistas se horrorizarán de la herejía de ofrecernos un mundo en 140 caracteres (lo dicen en 280 caracteres no más para molestar).

Los viajeros en el Tiempo pueden ir va esas fechas arcaicas donde no existe la red y hojearrevistas de “El Cuento” de Edmundo Valadez y buscar el DNA preciso de este libro (los libros también se reproducen, por cierto, y tienen venerados nietos y aborrecibles descendientes).

Pueden hojear ese universo llamado “Caza de Conejos” de Levrero y ver a un joven (más joven) Chimal sonreír con ese juego docto y dúctil de contarlo todo varias veces desde puntos de vista contradictorios y hasta conejiles.

El Viajero en el Tiempo dejará un ejemplar de “Kalpa Imperial” de Angélica Gorosdicher en Toluca (cosa inverosímil que muestra signos de inteligencia moviendo los hilos del mundo).

Ahí en esa prosa argentina (de plata, digo) sabrá que hay héroes secretos y seres que lo saben todo llamados contadores de cuentos.

Ellos miran esas figuras que mil años que nadie más puede observar.

Son viajeros en el Tiempo, su voz es el vehículo perfecto para abarcar las eras.

Así que veamos este libro (cuyo DNA deseamos dure más de mil años) nace en la inasible red, firmemente asentado en la nube, es trasmitido a 45,000 desprevenidos lectores que no saben que cada cuento es un cuanto de universo.

Cuéntame un cuanto…

“El viajero en el tiempo extiende la mano y atrapa la primera gota de lluvia. Todas las demás impiden que el mundo se entera de la hazaña.” Chimal dixit.

Esta línea nos muestra un universo secreto, un milagro enorme con un único espectador.

(El Viajero del Tiempo coloca libros de Borges en lugares claves para que Chimal los encuentre)

¿Por qué escribir minicuentos, twitteratura?

El tiempo lo dirá.




5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hola José Luis, muchas gracias por subir el texto que leíste ayer en la presentación del libro de Alberto, será grato recordar lo dicho y que no recogen las notas periodísticas tan breves que tomaron nota de la presentación.

Luis Montiel.

Nix Weekroots dijo...

Pues gracias a la twitteratura uno conoce estos textos! padrisimo :D

Luis Felipe dijo...

Regreso una vez más a la presentación, y me permito lo que que pena me impidió la primera vez que escuche este texto: ME PONGO DE PIE Y APLAUDO.

Asesoría Laboral Sevilla dijo...

Está entretenido su blog

monster beats dijo...

This is my first time i visit here. I found so many entertaining stuff in your blog, especially its discussion. From the tons of comments on your articles, I guess I am not the only one having all the leisure here! Keep up the good work.
Christian Louboutin|
discount Christian Louboutin|
Red Bottom Shoes|
Red Sole Shoes|
Red Bottoms|
Red Bottoms Shoes
Oakley Sunglasses|
Cheap Oakley Sunglasses|
Cheap Oakley|