martes, junio 29, 2010

VARIACIONES SOBRE UN TEMA DE CHÉJOV


(DevianArt de BugS22)





En "Las Historias"el excelente blog de Alberto Chimal se propone el siguiente juego:




"En “Tesis sobre el cuento”, un ensayo famoso de Ricardo Piglia, se resume así un argumento que Antón Chéjov anotó pero jamás llegó a desarrollar:
Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida.
La propuesta es simple: escribir el cuento (o al menos el resumen del cuento) que Chéjov no escribió y en el que, desde luego, el desafío está en inventar un personaje y unas circunstancias que vuelvan creíble el comportamiento del personaje. El ensayo de Piglia contiene pistas útiles para intentar el ejercicio. Los comentarios de esta nota están, como siempre, abiertos para quienes quieran compartir sus textos.




Estas son unas variaciones con las que participo:






1.
Un hombre en Montecarlo va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida. Desconcertados, los deudos lo entierran con carcajadas.

2.
La mujer que ama lo acepta. Su enemigo muere. Gana un millón. Es invencible y la ruleta rusa sólo tiene una bala.

3.
Un hombre gana en Montecarlo. Sus acreedores llegan. La deuda apenas disminuye. Nunca, jamás volverá a ganar así. Las pistolas son baratas.

4.
Un hombre gana en Montecarlo. Podrá saldar sus deudas de honor. Revisa los billetes. Todos falsos. La bala, en cambio, es lo bastante real.

5.
Un hombre, en Montecarlo, gana un millón, vuelve a casa, se suicida. La cuenta del hotel, el casino, y la estadía es de 3 millones.

6.
– ¿Le ganaste al General? / – Un millón – dice – No quería, pero la suerte…. / Le dejan un arma. El acero, esperan, será misericordioso.

7.
– Me traje de Montecarlo un millón – llora – Puedo disfrutar de todo lujo. / El billón de víctimas de la peste guardan silencio. La bala no.

8.
Gana un millón. Otro. Está harto. Demasiada suerte no es suerte. Es un títere de esta. Tiene, incluso la fortuna de morir al primer disparo.

9.
Ganó un millón. Por cuestiones fiscales si vivía sus acreedores se lo quitaban todo. Pero si lo heredaba… Con que sonrisa preparó la soga.

10.
A cada acción hay una reacción. Ying Yang. Mientras esperaba el diagnóstico de ella, fue al casino. Ganó un millón. La culpa empezó su roer.

11.
“Ganó un millón, volvió a casa y se suicidó” dice el Ministro de Justicia, firme, autoritario esperando que nos traguemos la historia oficial.

12.
Un hombre, en Montecarlo, gana un millón, vuelve a casa, se suicida. A nadie le sorprende cuando descubren lo que hizo con todos los billetes.

13.
Un hombre, en Montecarlo, va al casino, gana un millón, vuelve a casa, se suicida. Falta una hoja en los cuadernos de Chéjov.

14.
Holmes descubre por qué un hombre que lo tiene todo se suicida. Y también explica por qué él está tan feliz entre las ruinas de Baker Street.


15.
El detective deja de golpear. – Nadie se suicida si es millonario. Ahórrese dolor, dígame lo que oculta, Sr. Chéjov.


16.
Sonámbulo llega a Montecarlo y dormido gana. Pero ya sabe cómo son los sueños. Un segundo después está triste. Dormido apunta…

17.
Llora cuando ríe, está feliz en la desgracia. El Dr. Freud corre a casa de su paciente que se ha ganado un millón. Teme cómo lo celebre.


18.
Un hombre, va al casino, gana un millón. En casa, ahora sí, todos lo aman. Sonríe. Esa noche se suicida en la hoguera más cara del mundo.

19.
Un día gana, otro pierde. La obsesión. Días y noches de juego enfebrecido. Con odio ve el millón que ha ganado. Sísifo mira así a su piedra.

20.
- Dmitri, te apuesto un millón a que no te das un tiro en la cabeza. Perdió. Lo peor es que Dmitri fue personalmente a cobrar.

21.
EL LARGO INVIERNO. Amor, con el dinero de la leña gané un millón ¿ves? No soy un irresponsable. Ella le dirigió una mirada dura, fría, blanca.

22.
Un hombre gana un millón, vuelve a casa, se suicida. Fox Mulder, agente del FBI, sabe que eso sólo es la punta de la conspiración.

lunes, junio 28, 2010

TAMBIÉN

(Flickr de O.)



Si bien es cierto que hay quien ha logrado arrastrar a las hadas a oscuridades y abismos, también lo es que se han reportado humanos volando.




viernes, junio 25, 2010

FUEGO




Amar a las hadas de fuego presenta algunos inconvenientes.






jueves, junio 24, 2010

SIEMPRE

(Flickr de yuli.bow)



Hay de todos los tamaños. Mínimas como polvo, pequeños colibríes, mujeres aladas. Hoy nos enteramos que el mar es un hada que siempre nos ha cantado.




miércoles, junio 23, 2010

CARNÍVORAS



Con qué alegría nos enteramos del descubrimiento de una variedad oscura, carnívora, de hábitos depredadores y vida disoluta.
Pudimos, entonces, sentirnos libre, felices, a salvo.
Debemos admitirlo, después de tanto tiempo de vivir con hadas, tanta belleza y perfección empezaba a darnos miedo.






viernes, junio 18, 2010

120v

(Flickr de Elizabeth Taylor)



Sabemos que las hadas extrañan su bosque, el rocío y los sonidos del agua, el lento susurro de lo vegetal. Lo que no entendemos es que no les agrada de las flores eléctricas que construimos para ellas.




miércoles, junio 16, 2010

HOY

(Flickr de Clumsy Bird)



La vida en común con las hadas ha cambiado nuestra percepción de las cosas. Pienso en un hombre despertándose de un largo coma y no entendiendo el nuevo mundo: las puertas en el techo, la costumbre del césped en los dormitorios, lo mucho que nos excita el rocío y la delicada, sutil, natural, bella que es nuestra actual pornografía.






miércoles, junio 09, 2010

ESCEPTICISMO

(Fotografia recopilada por gkojax meets rebloggers up town)





Las hadas no creen en unicornios.





jueves, junio 03, 2010

MITOS

(Flickr de Hsiao Mo Hsiung )



Lo malo de que convivamos con hadas, que constatemos que lo mágico es cierto y lo numinoso posible es que la realidad pierde importancia, llegamos a olvidarla y mencionamos lo cierto y tangible como quien habla de mitos y leyendas.


miércoles, junio 02, 2010

ESO

(fotografía de Cody Chandler)



Fue la gente, fue la ira, fue el grito, fue la certeza, fue la multitud, fue la mano que señaló, fue el hombre huyendo, fue el primero que corrió tras él, fue el segundo, fue el tercero, fue la masa persiguiéndolo, fue la ira que sentimos, fue el poder en nuestras manos, fue quien lo derribó de un golpe, fue quien grito algo, fue aquel que acusó, fue el que creyó, fue el hombre derribado, fue que era uno, fue que éramos mil, fue el que fuera fácil abrirlo, fue el que no había forma de detenernos, fue la justicia que encarnábamos, fue su apariencia culpable, fue el que era diferente a nosotros. Sí, eso: El tatuaje. Eso fue.