viernes, junio 18, 2010

120v

(Flickr de Elizabeth Taylor)



Sabemos que las hadas extrañan su bosque, el rocío y los sonidos del agua, el lento susurro de lo vegetal. Lo que no entendemos es que no les agrada de las flores eléctricas que construimos para ellas.




No hay comentarios.: