viernes, enero 22, 2010

LA MAREA OSCURA

(Foto: Maiko Takeda)



Hay espejos en todas partes, desde la cama podemos observar nuestros cuerpos en mil reflejos.
La tinta de tu espalda, la marea oscura que te cubre.
Nunca entendí qué representaba, grises dando volumen, negros de diferentes tonos cruzando el tatuaje como cuerdas.
En el techo, cuando te mueves sobre mi cuerpo, tiene sentido.
Dibuja otros músculos, otra anatomía.
Es una espalda animal, la piel negra de un ser distinto, terriblemente fuerte, ágil, salvaje.
Al moverte el tatuaje cobra vida, ya no lo portas, él es quien se mueve por sí mismo.
Te abrazo, toco tu espalda y casi puedo sentir el calor absurdo de la bestia.
¿Qué abrazo, qué penetro, con quién o qué estoy en esta cama?
Siento tus labios en mi cuello. Lentamente empiezas a morderme.






No hay comentarios.: