viernes, octubre 30, 2009

PLANTA

(Flickr iku+)




El que cultivemos la planta, que la alimentemos con todas esas cosas inverosímiles que necesita, el que cosechemos bajo la luna los frutas casi transparentes, el que abramos con cuidado y saquemos las diminutas siluetas con sus alas húmedas que debemos dejar secar sin que les dé el sol para cosechar el polvo luminiscente que las cubre y que hace las veces de semilla, el que estén todo el día revoloteando a nuestro alrededor, en cierto modo le quita la magia a las hadas.






jueves, octubre 29, 2009

CERCA DEL INFRARROJO

(DeviantArt de Goncalo Borges Dias)




Existen en un rango de longitud de onda muy específico, lejos del la luz visible pero cercano a los infrarrojos.
Bastó un par de adaptaciones a viejos equipos de observación para que pudiéramos verlas. Estaban a todo nuestro alrededor, ocupadas en sus cosas, ajenas a nosotros como nosotros lo fuimos a ellas.
Era cuestión de anunciarlo, de mostrar que las hadas existen.
Reunimos pruebas, empezamos a sistematizar nuestras impresiones.
Con alarma nos fuimos llamando (¿viste?), con sorpresa nos dimos cuenta de sus actividades diarias.
Cada vez era más común que nos quitáramos los visores, uno no podía estar mucho tiempo viendo eso sin que acabara afectándonos.
Nos dijimos que era mucho lo que ignorábamos y debíamos dejar atrás nuestros prejuicios.
Sin embargo fuimos postergando el anuncio, anotando lo que veíamos tratando de no usar adjetivos como atroz, terrible, malsano. Tratamos de insensibilizarnos. Pedíamos que alguien nos contara sobre la magia, lo etéreo, la maravilla de lo invisible, sobre las bellas, bellas hadas.



miércoles, octubre 28, 2009

LA MUERTE ES UN SUEÑO






Del boletín de prensa:


Presentarán 15 narradores de Puebla textos sobre la muerte el próximo 30 de octubre a las 18 hrs. en las instalaciones del Instituto Municipal de Arte y Cultura (IMACP), 3 norte 3, Centro.



La muerte es un sueño y para estos narradores la muerte es también la forma más concreta de la vida, una apearse de este navío llamado conciencia y de este mar urbano que agitadamente nos mece en la marea de su tránsito.


Los aquí reunidos son narradores que viven en Puebla y han decidido —sin restricciones ni coerciones— dormir una siesta adelantada en una tumba anónima.
¿Cómo representamos los poblanos la muerte? ¿Existe una muerte poblana? Conocemos la muerte pandemia, la muerte traicionera, la muerte policía, la muerte súbita, la muerte chiquita, la muerte niña, la santísima, la amorosa muerte. Esta muerte poblana se deslinda del amarillismo y los papeles protagónicos. La muerte en Puebla —nos dicen sus adeptos— es monumental y catastrófica o silenciosa y tímida.
Entre terremotos y epidemias, Puebla las ha reinventado en múltiples ocasiones símbolos e imágenes, sobre todo literarias. Sigmund Freud encontraría en este tanathos poblanum la pulsión de una permanente necesidad de recrear rescoldos de casa habitación y desvencijadas megalópolis. ¿Existe una manera poblana de morir? ¿Cómo prefieren morir los poblanos? En esta reunión de textos se podrán encontrar diversas opciones, sangrientas unas, silenciosas otras, cada uno puede elegir la suya o inventarse una nueva manera.
Nuestra voluntad de escuchar la voz de la ciudad se traduce en esta ocasión en cuentos y narraciones sobre un suceso que, inevitablemente, aguardamos todos. En haciendas y casonas, en vecindades y patios, en parques y bulevares, en escuelas, teatros, en alcobas y cantinas, se trama esa mítica e invisible urdimbre que llamamos muerte.




Autores Judith Castañeda Suarí, Gregorio Cervantes, Rodrigo Durana, Iris García, Isabel González, Kid Mandrágora, Mario Martell, Cheres Menéndez, Eduardo Montagner, Efigenio Morales, Gerardo Oviedo, Adriana Pacheco, Gabriela Puente, Arcenia Soriano, José Luis Zárate


domingo, octubre 25, 2009

ESPERA


(DeviantArt de Juniae)


En los bordes exteriores la tela se había roto y pastores y ganado aprovechaban el hilo, más adelante las colinas estaban completamente cubiertas y el color del tejido dominaba el horizonte. El héroe sabía que en medio de ello no está Aracné — como todos pensaban — sino su esposa que juró tejer hasta su regreso. Las columnas se habían derrumbado, los árboles cayeron hace mucho, la tierra yacía estéril y muerta bajo ese manto interminable. Odiseo miró su reino cubierto y dio la vuelta. No podía luchar contra ello, no quería averiguar cuál era el peso exacto de su ausencia.




viernes, octubre 23, 2009

LAS OLAS GRISES



Donde menos esperábamos encontrar hadas era a la orilla de ese frío mar, mirando las interminables olas grises.
No trataron de huir de nosotros pero era igual, nosotros no buscábamos atraparlas.
Fuimos montando nuestras cosas, levantando las tiendas de campaña, tratando de encender una hoguera con los maderos llenos de olvido.
La charla fue apagándose y nos quedamos, ellas y nosotros, escuchando el lento, agónico, respirar del agua.
Alguien gritó a lo lejos, vimos una figura oscura encallada en la playa. Delfín o ballena. Si uno espera lo suficiente acabarán llegando, decididas a morir fuera del agua.
¿Por qué, para qué?
Nadie lo sabe. Mil peces encallaron, un millón en todo el mundo, mil millones, orcas y calamares, lentos monstruos de las profundidades decididos a agonizar mar afuera.
El mar se muere y todos lo sabemos.
Ellas que pliegan sus alas para protegerse del frío, nosotros que aguardamos.
Tarde o temprano llegarán, alguna orilla las espera.
No sabemos qué hacer cuando encallen.
Ellas, luminosas y pálidas, tampoco.
Quiero tomar su mano, compartir el miedo, el frío, las horas lentas.
Mientras, esperamos, las hadas y nosotros, a que lleguen las sirenas.


jueves, octubre 22, 2009

DIP

(DeviantArt de emeraldhelix)




Dip dop. Nada saben. Dip dop. Me miran mirar el reloj que no tengo y creen que eso lo dice todo de mí. Son las 17 Verde en punto. Sí, señor. Las 21 en cuartos, con 8 tardes. Son las noches nuevas, señor, y no sólo los que son como yo ven hadas todos los días. Dip. Son los tiempos de encuentro. Dop. Y las fantasías cumplidas.
Doy cuerda a mi reloj, hundiendo un filo en mi carne hasta el hueso donde está la ruedecilla esa. Dip hace el filo al entrar. Dop cuando sale. Tsss cuando giro el filo raspando el hueso.
Tardé mucho en comprender que ellas realmente están aquí, que las reciben en todos lados. Hay frasquitos de miel en las ventanas, delicados lechos de rocío entre las plantas, y nos alejan a mí y los míos, dip dop, de que las toquemos (como si pudiéramos).
Ven sus halas diminutas, sus rostros etéreos, arrobados las observan volar entre las horas que no tocaban antes.
No nos ven a nosotros y eso está bien. No nos golpean por vivir en las sombras. Se han olvidado que existimos.
Ellas también.
Bien bien.
Las vemos flotar y olvidar, a veces, las máscaras, las vemos derribar con un gesto los frasquitos y escupir en el rocío.
Las vemos volar en todas partes y permitirse ser en las sombras.
Las vemos y ¿quién va a creernos?
Me dejan solo con mi reloj y yo las dejo a ellas con sus vuelos lentos, con su suave posarse en los bebés dormidos, con sus ojos luminosos.
Ellas y yo, entonces: dip. Dop.
Tssssss.




domingo, octubre 18, 2009

LA MÁSCARA DEL HÉROE /Boletín de Prensa


¿Qué sucedió realmente en el viaje del Démeter, el barco maldito que partió de Transilvania con un monstruo en su bodega de carga?

¿De quién hablamos cuando hablamos del Hombre de Acero? ¿Qué pasaría si no fuera la figura perfecta e intocable de los comics sino alguien más?

¿Puede un héroe del pasado mítico –del cine por más señas– entrar en la vida real para combatir a los monstruos de la Gran Oscuridad?

Desde hace más de veinte años, el escritor mexicano José Luis Zárate (Puebla, 1966) ha marcado el camino de la ciencia ficción y la literatura fantástica de su país. Autor de culto, apreciado por lectores de lo más diverso, tres de sus libros centrales se agrupan en este ómnibus y dejan ver claramente varias de sus obsesiones, como la cultura pop, el horror clásico y la forma en la que los mitos, sin importar su origen, pueden adaptarse interminablemente, para refinar sus características más espantosas o para que nos riamos de ellos… o ellos se rían de nosotros.
La ruta del hielo y la sal obtuvo el Premio MECyF 1998 y fue considerado uno de los mejores libros publicados en lengua española en ese año por la crítica mexicana. Del cielo oscuro y del abismo obtuvo el la mencion Premio UPC . Xanto. Novelucha libre fue publicado en 1994 y se convirtió casi de inmediato en un clásico secreto, que aquí se reedita por primera vez.

La Máscara Del Héroe. José Luis Zárate
Ilustración Y Diseño De Portada: Calderonstudio
Prólogo: Alberto Chimal
Precio: 15,95 Euros; Páginas: 288; Tamaño: 23x16 Cm
Isbn: 978-84-96013-62-9; Colección: Albemuth Internacional

viernes, octubre 16, 2009

EL LENTO CÍRCULO

(Flickr de Jezika Lyn)



Al igual que en el placer, tocas mi piel febril lenta, cuidadosa, exquisitamente. Tus dedos rozan mis labios, me dan el peso mínimo de los medicamentos.
Puedo sentir tus caricias en la carne agrietada.
Trato de convencerme que es una reacción alérgica a las tintas, una infección normal.
Pero lavas mi cuerpo con tus besos, y sonríes mientras bebes el líquido interminable que surge del tatuaje.
Cierro los ojos y trazó en mi mente el dolor, buscando una figura, una silueta.
El lento círculo impreso en tu rostro.
La enfermedad que has dibujado en mí.




jueves, octubre 15, 2009

PRUEBAS





Confirmada la existencia de hadas, con informes de laboratorio, muestras genéticas, y 17,800 páginas incontrovertibles de pruebas, terminado el protocolo de visitas de su mundo al nuestro y viceversa, hemos dejado a otros la tarea de recibirlas, verlas, oírlas, maravillarse de su misma existencia.
Miramos el mar, silencioso, y tamborileamos los dedos en la barandilla, y empezamos planes para encontrar a las sirenas, y oramos para que esta vez no existan y nos ahorren el trabajo que da encontrar lo imposible.




miércoles, octubre 14, 2009

EN TODAS PARTES

(Flickr Amy DiLorenzo)


Aceptar las hadas significa dejar que vivan a nuestro lado, convertir en diaria la maravilla de su existencia, cuidar no pisarlas sin querer, ni aplastarlas contra el parabrisas, aceptar lo que traigan de su reino, sus vuelos, su polvo mágico, esas arañas transparentes que anidan en todas partes y se alimentan de ellas.


martes, octubre 13, 2009

CASAS

(DeviantArt de Inesa Kayuta )


Este clima que carcome hasta las piedras, el uso constante, el roce del aire capaz de deshacer montañas, el simple tiempo convirtiendo en polvo todo lo que toca, han decretado que no existan las casas viejas, éstas han desaparecido hace mucho. Lo que vemos son, simplemente, las progresivas capas de pintura erguidas a fuerza de nostalgia.





sábado, octubre 10, 2009

LO HERMOSO





Hermoso es, también, lo inalcanzable. Por eso las amamos: por ser todo lo que no somos.
Con extrañeza nos enteramos que ellas también aman cosas de este mundo.
Retrocedemos con asco ante lo que nos enseñan las hadas etéreas, inmortales, incorruptibles…





AVES

(Foto: Martine Roch)




Los pingüinos sólo vuelan bajo el agua.

viernes, octubre 09, 2009

VELOCES

(Foto: Ville Varumo)



Que las hadas pasen, veloces y ocupadas, sin molestarse en mirar por las ventanillas, saludar, detenerse un segundo entre nosotros, nos ha hecho olvidar, poco a poco, el amor por ellas, albergar resentimientos, un odio profundo, que bloqueemos sus pasos y pongamos casetas de pago.




jueves, octubre 08, 2009

AMOR

(diseño de Maxim Velcovsky)



Dios es amor, nos dijeron, pero las sillas de la iglesia tenían airbags.




DESIERTO



En el desierto blanco de mi cama, no recuerdo porqué deseaba curarme de esa alucinación de tener hadas entre mis sábanas.


miércoles, octubre 07, 2009

ALAS

(Foto: Flickr Garibaldi Dantas)
Algunos no podemos evitarlo: abrazamos al hada, felices de la maravilla, mientras nuestros dedos vagan bajo las alas, buscando la cicatriz fina de los cirujanos plásticos.

martes, octubre 06, 2009

Global Positioning System



Estás solo, dijo.




lunes, octubre 05, 2009

TACTO



Puede ser un súcubo, un fantasma, una alucinación, puede ser obra de las pastillas, de la química cerebral, tristeza, puede ser el recuerdo de alguien perdido, la más hermosa premonición, puede ser el tacto del deseo, de lo olvidado o perdido. Esa piel un engaño, un error de la percepción, un eco desnudo.
Puede ser un hada.
La Muerte.
A mitad de la soledad sólo importa sentir su breve peso sobre mí, su aliento fresco junto a mis labios




viernes, octubre 02, 2009

ELLAS

(DeviantArt de peaco)



Nadie sabe que ellas nos resguardan de las hadas, de sus costumbres inhumanas y sus apetitos secretos, todos ignoran que pueden ver su verdadera forma, oculta en la magia, y las garras, dientes y formas secretas.
Algún viejo alquimista empezó, una sociedad secreta de esas que han salvado al mundo muchas veces sin que lo sepa nadie, mil héroes ignorados que descubrieron el cómo y les pasaron a ellas la tarea eterna, el peso enorme de protegernos.
Pero eso no evita el horror, el espanto, el miedo eterno con que las muñecas miran a las invisibles hadas, contenidas apenas por sus ojos de porcelana.