viernes, octubre 16, 2009

EL LENTO CÍRCULO

(Flickr de Jezika Lyn)



Al igual que en el placer, tocas mi piel febril lenta, cuidadosa, exquisitamente. Tus dedos rozan mis labios, me dan el peso mínimo de los medicamentos.
Puedo sentir tus caricias en la carne agrietada.
Trato de convencerme que es una reacción alérgica a las tintas, una infección normal.
Pero lavas mi cuerpo con tus besos, y sonríes mientras bebes el líquido interminable que surge del tatuaje.
Cierro los ojos y trazó en mi mente el dolor, buscando una figura, una silueta.
El lento círculo impreso en tu rostro.
La enfermedad que has dibujado en mí.




No hay comentarios.: