miércoles, septiembre 23, 2009

OCCAM

(Flickr de Rui Palha)



Juran que tenemos un hada congelada en un hangar secreto diseccionando cada uno de sus órganos. Aseguran que las hemos contenido para impedir que la población entre en pánico. Nos dicen que usamos su polvo mágico para nuestros aviesos fines, calculan que cada una puede generar campos energéticos tales que proporcionan fuerza a vehículos indetectables, nos dicen que los círculos en el maíz son mensajes de otras hadas para que liberemos a las cautivas.
Olvidan el principio de la navaja de Occam: la explicación más simple tiende a ser la verdadera.
Las ocultamos, aprisionamos, encerramos, porque no queremos que nadie nos las robe.


1 comentario:

costa sin mar dijo...

la foto no tiene madre

un regalito:
http://autoliniers.blogspot.com/2009/09/liniers-macanudo-el-humor-de-macanudo.html