miércoles, septiembre 16, 2009

HORAS ENTERAS

(Flickr de Sugarcity)



A veces no puedo evitarlo, abro la ventana, y me resigno a tener un hada revoloteando por la sala.
Pero es que no soporto verlas, horas enteras, golpeando la cabeza contra el cristal.




2 comentarios:

Rafael Vázquez dijo...

Hermoso y estremecedor.

Paloma Zubieta López dijo...

Tan bello como terrible, abrazo feliz después del mágico descubrimiento del día de hoy.