jueves, septiembre 10, 2009

HADAS INC.



La necesidad es la madre de la invención, y nuestra carencia de hadas era tal, que nos dedicamos a ir construyéndolas día a día.
Hubo fallos, fracasos, decepciones, pero también cada pequeño triunfo nos impulsaba a seguir trabajando en nuestro objetivo.
Las necesidades de ingeniería modificaron la estructura un poco, los materiales con los que trabajamos nos obligaban a ceñirnos a ciertos aspectos y a abandonar otros, el cambio de cuerpos directivo cambió las especificaciones básicas en más de una ocasión.
Algunos grupos se organizaron para pedir mayor o menor dedicación a un objetivo, a una causa, agendas de gobierno clausuraron secciones enteras del proyecto y abrieron algunas que nadie sospechó siquiera que tuvieran que ver con el asunto.
Un millón de auto titulados expertos (a veces con demasiada influencia) fueron haciendo nebulosos los objetivos básicos, los planes primarios, la génesis del asunto.
Pero avanzamos.
¿Cómo no hacerlo ante el maravilla del objetivo común?
Todo por un hada, como la que inauguramos hoy, con 25 carriles y 789 megavatios de potencia.


No hay comentarios.: