miércoles, septiembre 30, 2009

CAMOUFLAGE

(Flickr slaapdronken)



Ocultar un árbol en el bosque no funciona, cuando hablamos de hadas, donde cada madera, rama, hoja es codiciada.
Uno debe esconder su esencia misma. Cubrirla de cosas que sean su exacto contrario, algo no mágico, lo que niegue lo numinoso, que apague toda maravilla.
Pensé en complicados vestuarios, en vehículos extraños donde transportarla, en jaulas portátiles donde enredaderas de hastío fueron lo único visible.
Poco tarde en comprender que todo ello era innecesario.
Para negarla, para que pareciera que no es posible en este mundo, basta que caminemos juntos, tomados de la mano.




1 comentario:

Nube dijo...
Este blog ha sido eliminado por un administrador de blog.