viernes, septiembre 18, 2009

AIRE



Saltamos desde alturas inusitadas, sin redes ni protección alguna, y todo por un sencillo hecho: las hadas se aparean en el aire.
Lo arriesgamos todo, sin pensar en el vértigo del desengaño amoroso.



No hay comentarios.: