domingo, julio 19, 2009

YING, YANG

(Flickr de Tom Hoops)



Ying, yang no son los únicos símbolos complementarios. Encontramos un ideograma, una frase-imagen que sólo era coherente, cierta, en dos partes. La imprimimos en nuestros cuerpos convencidos de que nunca íbamos a separarnos.
Que el amor es para siempre.
Ahora, solo, veo mi cuerpo tatuado: la frase dividida.
¿Debo grabar la otra mitad en un cuerpo nuevo?
¿La verdad puede articularse dos veces?


No hay comentarios.: