domingo, julio 05, 2009

SIGNOS



El tatuaje fija el instante en que se realiza.
Miro el espejo y sé que ese hombre tatuado no soy yo. Es el joven que se hizo estas marcas.
Hay una simbología, una escritura precisa en los trazos. No recuerdo cuál, cómo, quién. Leo mi piel, pero no puedo ignorar que leo algo diferente a lo que fue escrito.
He olvidado el valor preciso de los signos.
Soy un desconocido para mí mismo.


No hay comentarios.: