miércoles, julio 01, 2009

LA ÚLTIMA TINTA





La herida final, la última tinta. Has terminado el trabajo, y recorres los caminos trazados durante tanto tiempo. Ahí, en la cadera el primer trazo, nervioso y dudativo, a lo largo del muslo las filigranas cada vez más precisas, en el pecho el primer intento de color, en los hombros el juego de sombras imitando oquedades, en el cuello líneas mínimas de dolor, de ansia, de soledad pidiendo un tajo misericordioso, en la espalda las geografías diversas con múltiples estilos, en la palma de mis pies el retrato de una mujer que puede ser cualquiera, en mi palma mensajes en lenguas que ibas descubriendo, en mi rostro los símbolos de dioses en los cuales no creías en ese entonces.
En mi estómago: la herida final, la última tinta.
Se que te vestirás, que vas a irte, que nunca más tendremos estos momentos.
De vez en cuando vendrás a verme, es posible que pidas recorrer mi piel por unos instantes, pero en general seré apartado; dulce, cariñosa, implacablemente dejado a un lado.
Lo sé, lo comprendo.
¿Qué más puede hacerse con un esbozo?


1 comentario:

Poetiza dijo...

Paso a leer y saludar, bella la ultima tinta que con tus letras muestras. Cuidate.