viernes, julio 17, 2009

ALGUNOS DATOS SOBRE UNA ENFERMEDAD REAL

(ALTphotos de Darren)

Hubo una rueca claramente envenenada, unos padres preocupados que la oían hablar de hadas y brujas y que el castillo caía en un sueño de piedra, y la princesa murmuraba que la hiedra avanzaría sobre el reino entero.
Sus mejillas arreboladas, sus ojos brillantes, esas palabras eran producto claro de la fiebre, del delirio.
La llevaron al lecho del cual no habría de levantarse.
El veneno empezaba la parálisis. Primero los pies, las piernas, las manos, los brazos. Cuando llegara al corazón, todo terminaría.
Por ello recurrieron a la hipnosis. Al pesado sueño inducido.
¿Y el veneno? Aún en ella, increíblemente lento por el cuerpo detenido.
Vivió así muchos años. Cuando el príncipe del Reino de Nunca Más llegó ahí, y la despertó con un beso: bruscamente todo su cuerpo, en el espacio de un minuto, o aún menos, se encogió, se deshizo... se pudrió entre sus manos. Sobre el lecho, ante todos los presentes, no quedó más que una masa casi líquida de repugnante, de abominable putrefacción.

1 comentario:

urs dijo...

Wow! Me encantó la referencia a The Facts in the Case of M. Valdemar de Poe! Si tengo hijos les voy a leer tus cuentos, no los de Disney...