miércoles, junio 17, 2009

MUJER





Miro nacer al tatuaje, a la mujer de tinta alzar la cabeza sobre mi carne. La observo ponerse de pie, trabajosamente, e irse.
Yo me quedo aquí, sangre y dolor.
Espero sanar, para trazarla de nuevo.
Con la esperanza vacía de que, ahora sí, se quede conmigo.


3 comentarios:

Alejandro Ramírez dijo...

¡Inmenso! ¡Qué lindo!

Manuel dijo...

Aunque sigo con frecuencia tus aportes en Twitter y Facebook, no había tenido tiempo de leer este blog con la suficiente calma. Hay relatos magníficos. Suelo publicar con frecuencia en Minificcionario que me cosnta que conoces a Rafa (Nohubounavez) y Javi (javi_dice)

Tal vez no conozcas mi blog personal. Se llama Ínsula Dulcamara. Lo ultimo publicado es mi primera serie de minificciones y greguerías sobre los ángeles Crónicas Desangeladas.
Un cordial saludo desde Sevilla.

Blackpaco dijo...

Es usted inmenso.