lunes, mayo 18, 2009

RECETA



Para los dolores del olvido: Hierbabuena con miel. Para el susto del olvido: un toque de sal en la punta de la lengua. Para el insomnio del olvido: agua serenada en luna, y con ella tocar las sienes.
Para el olvido completo: tiempo, sal, un listón rojo, tinta dejada al sereno, una aguja donde vaya trenzado un cabello del amor perdido, dos vasos de agua dulce. Un trago mirando al norte, un trago mirando a la luna, un trago mirando el olvido.
Y un golpe en la sien, bien duro, o una caída sin meter las manos o algo para que te duela el cuerpo, para que te sientas mal y encuentres lógico que hayas venido a darle 100 pesos a una curandera, porque de lo perdido no vas a acordarte, ni porqué deseas el olvido, ni sabrás siquiera que mi receta funciona siempre.




No hay comentarios.: