lunes, mayo 11, 2009

ENCUENTRO



Más fuerte que el amor, la seguridad o la conveniencia es la costumbre. El tibio nicho de lo cotidiano. Los perros pueden recorrer un continente para reencontrar lo conocido, por ejemplo. Las plantas horadan granito para ver de nuevo el sol. Lenta, multitudinaria, serenamente las ciudades empiezan a seguir tus pasos.



1 comentario:

Eu dijo...

¿será por eso que a veces lo extraño? (sobre todo cuando hace frío)