lunes, abril 20, 2009

PASIÓN


Nadie entendía el cómo del accidente, los motivos o circunstancias que derribaron a las dos naves, pero ¿cómo íbamos a saberlo si ignoramos esa súbita pasión que aqueja, de repente, a ciertas máquinas?

No hay comentarios.: