martes, abril 21, 2009

ENTRE MUROS

Con que vergüenza y espanto, con cuanto horror y asco su familia vio crecer las alas. Con que alivio ocultaron a su despreciable hada entre muros.

3 comentarios:

Eu dijo...

y es que cada vez que la pobre tosía le dejaba a la mamá un plumerío bárbaro que ni con tres escobas salía...

hipatia2008 dijo...

Estas líneas duelen. Tal vez por eso son reconfortantes.

Laura dijo...

La negación, todo mundo lucha con ella.
Hasta que la muerte dé el visto bueno a lo 'raro'.
Por cierto, ahora que veo su nuevo tema de hadas, tengo una imagen que le puede agradar XD, se la dejo (por si le interesa en mi blog)[Sólo unos días].
Saludos