miércoles, marzo 18, 2009

ORILLA

(Flickr de Vorfas)
En el punto donde se encuentra el viejo bosque y el antiguo mar, pueden verse de un lado las luces vivas, del otro las sirenas que llaman, incesantes, a los marineros.
Las sirenas sienten pena por quien escoge aquello diminuto que vuela entre los arboles.
Nosotras, piensan, sólo te devoramos…

No hay comentarios.: