jueves, enero 08, 2009

DECLARACIÓN


… fui yo. ¿Quién más hay en esta maldita luna? Fue tan sencillo manipular los tanques de oxigeno. Ya no soportaba más, los silencios, los reproches, la feroz indiferencia, y cuando le pedía un poco de atención, un par de minutos de charla, siempre, siempre, se colocaba la dichosa escafandra, ponía una esclusa entre nosotros y antes de salir me dirigía las únicas palabras del día:
− ¿Sabes? Necesito salir a tomar aire…

1 comentario:

Laura dijo...

Jajajajaja una pata en los güevos. Eso de los pretextos para evadir gente jajaja son la onda.
Saludos