lunes, septiembre 29, 2008

Clonociéndose


Hola. Muy off topic un comentario.
Tuve el gusto de que un twitter mio apareciera en el blog de juanjo, que detectó un ataque clon de inmediato, y lo informó aqui.
Comentándole el asunto a Alberto Chimal, publicó una nota en su sitio. La nota el Plagio Reloaded, que continua un caso parecido en mas de una forma.
Las estadísticas de Bloggalaxia afirman que estoy perdiendo lectores en forma continua (snif, snif), sin embargo el clonado me da esperanzas. Ey, alguien le gusta esto como para copypastearlo. Creo que deberé advertirle que consiga otro modelo a recortar. Si quiere subirse a mi fama está frito.
O tal vez baste un Doh.

domingo, septiembre 28, 2008

HOTEL Cerca del Paraíso


Nadie entiende mi manía de dormirme en las alfombras. Es por las mentas. Aparecen, en ocasiones, sobre las almohadas. Nada puede disuadirme de su parecido al queso en las ratoneras.

jueves, septiembre 25, 2008

HOTEL Agua las 24 horas


Tratas de aferrarme, la presión es tanta que es inútil, tus manos pierden cohesión, durante un segundo te veo y luego eres uno con el agua, y te vas, te vas, te vas…
Sonriendo, fragante, pura, salgo de la ducha. Que bien se siente limpiarme de ti.

miércoles, septiembre 24, 2008

HOTEL Sunshine


El café-terraza era tranquilo, con un clima envidiable. Había un aroma a aire fresco, café recién hecho, manteles de algodón crujientes bajo el limpio sol. La hierba en las paredes era de un verde envidiable y uno deseaba recargarse en ella para sentir su fresco rocío. Los que desayunábamos ahí, todos los días, nos saludábamos con un gesto antes de dedicarnos a nuestro café, nuestras cosas, el periódico que nos ofrecían, siempre oportunas, las meseras. Era un buen periódico. No traía nunca malas noticias. Uno se enteraba de cosas bellas, de cosas buenas, de cosas heroicas, de cosas deseables, de cosas logradas, de cosas hechas, de cosas justas, de cosas que en ningún otro lado encontraba… Por eso dejé de ir ahí. Al cerrar el diario, todo era distinto, cada detalle diferente, la mañana entera arruinada por la sombra de la duda.

martes, septiembre 23, 2008

HOTEL Económico


El gerente era el botones, el botones manejaba el elevador, el elevadorista preparaba la cena, el cocinero mantenía limpio los cuartos.
Alguno de ellos escribía elogios en el libro de huéspedes.

lunes, septiembre 22, 2008

HOTEL Hardware


Para el sexo virtual hay discretos hoteles digitales.

domingo, septiembre 21, 2008

HOTEL Stardust


Puso la llave sobre el mostrador. La miré sorprendido. ¿La habitación 322 estaba ocupada?. Esperó pacientemente a que hiciera la cuenta. Llevaba 5 días con nosotros y había pedido diversos servicios al cuarto, una nota de la cocina decía que no estaban seguros si los entregaron o no, es decir habían hecho el pedido pero ignoraban quien los recibió, de dónde salió la propina. Era extraño pero no tanto las 3 largas distancias que hizo desde el teléfono del mostrador que no me acordaba haber facturado aunque fue durante mi guardia. Un discreto carraspeo me hizo reaccionar. ¿Qué estaba haciendo? La cuenta. La pagó en efectivo con billetes casi demasiado antiguos.
Las camareras decían que nunca tuvieron que arreglar el cuarto, que los jabones estaban intactos. Cuando lo comentamos nadie pudo describir su rostro, su forma, su edad. Los dato en la tarjeta de llegada se estaba borrando, como si la tarjeta se estuviera olvidando de ese nombre. Como nos costaba recordar a nosotros. Era un esfuerzo tratar siquiera de pensar de él, de imaginar, de preguntarnos si habíamos hospedado durante una semana a una sombra, a un fantasma o al olvido.

viernes, septiembre 19, 2008

HOTEL Satélite


Hombre luna llena. Efectivo, suite doble. Bar, risas, reuniones. Estrellas en su mesa. Ella sol. La risa se congela. Hombre menguante. Gritos en habitación, puerta golpeando. En el bar hombre cada vez más delgado. Paga hombre luna nueva. Hombre oscuridad. Se marcha medianoche completo.

HOTEL Casino


Todos sabían que era una trampa. Empleados, huéspedes, vecinos. El hotel con sus puertas abiertas, sus habitaciones de lujo, sus precios increíblemente bajos. Se hablaba de gente que entró a sus habitaciones y no salió más. Podía pensarse en asesinos, o ladrones pero nadie lo hacía. Pensaban en el hambre de las habitaciones, en que las camas siempre aparecían manchadas de rojo. Cuando un huésped desaparecía era posible escuchaban ruidos detrás de las paredes, densos y húmedos, como si una savia oscura circulara lentamente, el lugar vibraba en forma casi imperceptible (casi), y las cosas se veían más nuevas, brillantes y felices. Los osados disfrutaban el hotel y escapaban apenas, los empleados reunían un par de salarios y luego buscaban otro sitio, algunos desesperados, desencantados, cansados, tristes llegaban con sus maletas a ofrecerse a lo que fuera que sucedía.
Una noche los empleados encontraron un pasillo que no había estado ahí, otras habitaciones… el lugar crecía. Algunos se imaginaron una cuadra llena de hotel, otros un centro turístico, más de uno imaginó una ciudad hotel lista a recibir a esos huéspedes que no paraban de llegar, a esa gente de mirada gris que respiraban, aliviados, cuando les entregaban su llave.

miércoles, septiembre 17, 2008

HOTEL Mesmer


Tiene sueño, mucho sueño, sueña con un hotel, justo como a usted le gustan, hay alfombras gruesas y adornos caros, los uniformes de los empleados son nuevos, el botones que lo acompaña tiene adornos de oro, son tiempos difíciles pero no se nota aquí, es más, es agradable pensar que se está a salvo de todo problema económico por estar rodeado de lujo y cosas hermosas, le muestran su cuarto, una cama con sábanas de seda y almohadas de pluma de ganso, sonríe, que bueno estar aquí, no depender como algunos de tres funciones diarias para mantenerse, busca su cartera, saca una propina desproporcionada pero, bueno, el dinero no parece tener importancia aquí, quiere sentirse parte de esta abundancia y por ello esa cantidad que le ofrece al botones que no se parece a un hipnotizador, y usted sigue con sueño, disfruta, es feliz y cuando despierte seguirá feliz y no recordará lo que tienen que hacer algunos para terminar la semana.

HOTEL RIP




Hubo señales. Signos. Las manos frías, por ejemplo. Los labios azules sin explicación alguna, el débil latido de su corazón. No era el mismo. Débil, pálido, consumido, agotado.
Su esposo iba a pasarse una semana de trabajando en la frontera. Por ello lo siguió, por el temor. Por eso supo convencer al administrador para que abriera la puerta.
— Hasta que la muerte nos separe — se prometieron en tiempo felices.
Y ahí, en esa cama de hotel, al verlo blanco y exangüe, supo que la promesa se había cumplido al fin.
Él, sorprendido, se quedó viéndola, mientras que una silueta saltaba de la cama, desnuda y avergonzada, tratando de cubrirse, y enredándose por tener la capucha en una mano, y la guadaña en la otra.

martes, septiembre 16, 2008

HOTEL Buenavista


Abro las pesadas cortinas esperando un atardecer. Los actores me miran un segundo antes de comenzar la obra.

lunes, septiembre 15, 2008

HOTEL Cadena Castillo


No es que todos los huéspedes se roben las toallas, es que son las únicas que aprovechan las maletas abiertas y se olvidan de los minuciosos planes de escape de los muebles y cortinajes.

domingo, septiembre 14, 2008

HOTEL Londres


Jack el Destripador mataba en la calle, en las miserables casas de las prostitutas.
Nunca entró en un hotel. Dios sabe qué tipo de personas podría encontrar ahí.

sábado, septiembre 13, 2008

HOTEL Cable 24 horas


Van Helsing está en el canal 71, poker en el 95, ninjas en el 12. El control en mis manos. Debo dormir, pero no puedo. Demasiado silencio. Rompen una cabeza, sacan un as, Van Helsing no se explica porqué Lucy sigue desangrándose. Calculo que he estado despierto demasiado tiempo. El jetlag, las reuniones, este maldito hotel sin murmullos. Una espada corta un auto, el as no sirve, Van Helsing toca el elegante collar de Lucy y lo suelta lleno de asco cuando se mueve por sí mismo. Mi ropa esta desperdigada por el cuarto. El mínimo caos me parece reconfortante. En esta estéril pulcritud es algo vivo. No hay sangre en esa película, nadie sabe qué mano tiene en la partida, Van Helsing abre el collar. Debería dormir, pero me es imposible. Los hoteles son perfectos para el insomnio. Paso canales sin cesar. Me siento débil. Enfermo. Quisiera dejar el zapping. Los ninjas son sombras asesinas. Vértigo. El azar está en tu contra. No puedo soltar el control, no puedo. Van Helsing mira lo oculto en el collar y afirma que hay más de un tipo de vampiro.

viernes, septiembre 12, 2008

HOTEL Checkout


Tan ocupado estaba en contar toallas y sábanas que no reparó en la falta de la cama.

jueves, septiembre 11, 2008

HOTEL Sonora


Si no pedían identificación firmaba con otro nombre, subía feliz a su cuarto, descansaba esa noche de si mismo y se preguntaba qué estaba haciendo en otro lado, libre a mitad de la noche.

miércoles, septiembre 10, 2008

HOTEL Para el hombre ocupado


Reservación por Internet. Cargo automático a tarjeta de crédito. Dos días, tres noches, todo incluido. Confirmación por msn, facturación vía satélite.
El hombre que no llegó mira sus cuentas y cree recordar el atardecer con mar, y la sedosa calidez de una cama.

martes, septiembre 09, 2008

HOTEL Norte


El cuarto estaba lleno de oscuridad. Más aún. Pudo sentir el trémulo vibrar del abismo.
Eso era ridículo, se dijo, con la llave en las manos: sólo era una habitación a mitad de la noche. La luz estaba a un par de pasos, si tanto miedo tenía de lo negro bastaba con encenderla.
Entró decidido. Tres, cuatro segundos después se escuchaba, lejano, un golpe.
La puerta lentamente se cierra, a la espera.

lunes, septiembre 08, 2008

HOTEL Villalpando


Tan decididos estaban a que la oscuridad no les estropeara las vacaciones que no sólo se negaron a cancelar la reservación, si no que se metieron a nadar a la tinta de la alberca, pasearon tomados de la mano en la cueva que era el jardín, cenaron con las velas apagadas y se besaron en todas partes.
Nos descubrimos sugiriéndoles paseos, guisando por gusto para ellos, acompañándolos en el balcón a no-ver el atardecer.

domingo, septiembre 07, 2008

HOTEL Cortesía Tome Uno


Con el cigarrillo en los labios fui a la sala. Ahí, en una pecera, decenas de carteritas de cerillos, recuerdo de mis viajes. Mientras aspiraba el humo leí lo que decían. HOTEL SANTIAGO. No recordaba ningún Hotel Santiago. HOTEL CAMINO REAL TORREÓN. Nunca he ido a Torreón. HOTEL LOZANO. La dirección era totalmente desconocida para mí. Las rutas, los estados, los sitios, lugares, carreteras jamás los he recorrido. Esas no eran no eran mis recuerdos. Esa no era mi pecera. Miré a mi alrededor sin reconocer nada. Con un sobresalto me di cuenta que el cigarrillo no me pertenecía, que el hombre que saboreaba el humo era un intruso.

sábado, septiembre 06, 2008

HOTEL Cacahuamilpa


La barandilla desvanece cualquier sensación de aventura que hubiera en las gigantescas grutas, las luces mercuriales firmemente sujetas a la piedra, el espectáculo neón en la bóveda de las estalactitas, la multitud de turistas llenando de flashes y ruidos el lugar.
Es en el cuarto a oscuras que recobra el aire a cueva, el espacio vacío que puede estar lleno de maravillas o peligros, a tientas en la habitación siente los abismos negados.
Busca drip drip drip el origen de una gota que amenaza continuar para siempre, y él debe detenerla sin caer en una garganta de piedra o mínimo doblarse un dedo en la esquina de algún mueble.

viernes, septiembre 05, 2008

HOTEL Fiesta Tropicana


A veces la soledad es demasiada, más cuando hay quien la remarca. Él ahí, ahogándose de abandono, y junto… ah, junto…
Se puso de pie, furioso, golpeó la pared de la habitación.
— Basta — gritó — basta de silencio.

miércoles, septiembre 03, 2008

HOTEL Familiar


Nos conocimos en una convención de viajeros, nos encontramos en la ruta, dormimos por primera vez en un hotel, ella no quiso dejar su trabajo de mensajera, yo no podía abandonar el rumbo de cobros. No importaba. Nunca tuvimos un hogar fijo. Los niños se acostumbraron a despertar diario en otra ciudad. Crecieron y se fueron a sus propios caminos. En algún lugar la perdí a ella. A veces creo verla a lo lejos, entrando a una habitación, pagando una cuenta, caminando hacia la máquina de hielo en los pasillos. En ocasiones entro a un cuarto de hotel y todavía puedo escuchar las risas, la algarabía, el amor, el cariño, y los miro a todos y nunca pienso en lo cerca que está el checkout.

martes, septiembre 02, 2008

HOTEL Nueva administración


El cambio puede ser ciclópeo, desmesurado, y a la vez invisible, sutil. El hombre guarda la regla. El hotel avanza un milímetro por noche ¿y quién va a creerle?

lunes, septiembre 01, 2008

HOTEL Camino Aeropuerto


Para ahuyentar la pesadilla basta con la luz, por eso la pesadilla incluye el alejarse de la mesita de noche, la mano inútilmente estirada en la nada, la boca enorme preparándose a cerrarse sobre los dedos…