martes, diciembre 09, 2008

LOS TRABAJOS


Siempre los dimos los trabajos que no deseábamos: los peligrosos, los humillantes, los tediosos. Labores que ningún humano haría por gusto, incluso por orgullo. Así los robots controlaron los engranajes que hacían funcionar la sociedad. Cuando tomaron el poder casi no fue una sorpresa. Incluso, si hemos de ser sinceros, fue un alivio. Tal vez incluso lo deseábamos. De no ser así ¿Habríamos construido robots burócratas? ¿Para qué otra cosa crear máquinas políticas?

No hay comentarios.: