sábado, octubre 04, 2008

HOTEL Villadiego



El hombre mira las luces de la ciudad. No sabe, no puede saber, que la ciudad lo mira a él, anticipando el delicado sabor de la sangre.

No hay comentarios.: