martes, octubre 14, 2008

HOTEL 1945


Música antigua, guisos al viejo estilo, fotografías en sepia, camareros peinados con gomina. Me siento transportado a esa época en que todo era nuevo y mi destino no había trascurrido aún.
Eso me agrada, el ayer vivo.
Lo que no me gusta tanto es la correa, la silla alta de ositos en la que me obligan a sentarme.

No hay comentarios.: