lunes, agosto 04, 2008

HOTEL Tres Cruces



Cubrió con las toallas todos los grifos, puso una almohada bajo la regadera, llenó la taza del baño con las sábanas, la colcha colmó el depósito y tuvo que admitirlo, algo drip drip drip goteaba irremediablemente en su cabeza.

2 comentarios:

YO merengues dijo...

Yo apuesto por la conciencia... ese algo que lo hace sentir culpable.
Saludos

Betamax dijo...

Arrancaste una sorpresa que fue un pinchazo congelado y sonriente. ¡Claro! Nuestros temores, las razones de nuestras paranóias, DEBEN estar en el mundo... qué terrible cuando están en nosotros