miércoles, agosto 20, 2008

HOTEL Restaurant



— Hay una mosca en mi plato.
El mesero de inmediato fue a cambiarlo.
—Disculpe, señor, no volverá a ocurrir. Que disfrute su oruga.

No hay comentarios.: