jueves, agosto 14, 2008

HOTEL Cuarto M17



Escucho al hombre que habita en el cuarto arriba del mío. Lo oigo levantarse, ir al baño, tareararear una música lenta y triste. Esa música la reconozco de una tarde en que lo perdí todo, reconozco también ese ligero arrastrar de un pie, la forma nerviosa en que golpea la navaja de afeitar contra el lavamanos. Sonidos tan familiares que me obligan a ver el número impreso en la llave. ¿No será que me equivocado otra vez de cuarto, y he dejado mis rutinas allá arriba, sin mí?

2 comentarios:

YO merengues dijo...

Cruel cuando el hombre se basa en rutinas pero… si lo perdió todo, no habrá perdido también su identidad y hasta sus rutinas? Quedó en la miseria… ahora camina triste porque lo ha perdido todo (aquí aplica el término en su extensión).
Saludos

film x dijo...

La foto sugiere una prision de film.
El post me dejó imaginando la soledad de un loco, un melancólico crónico.
Sí, triste.


Salutes.