sábado, agosto 23, 2008

HOTEL Corredor Turístico


Para las camareras los turistas son siluetas arrugadas entre las sábanas, formas imprecisas en la ropa tirada por el cuarto; son rastros: toallas humedad, vasos usados, jabones goteando en el baño.
Cuando por algún motivo se encuentran con los viajeros frente a frente, sin aviso, parpadean lentamente como quien ve un fantasma.

1 comentario:

Todo a Cien dijo...

los banqueros ven billetes arrugados, los periodistas ven políticos corruptos, los ciudadanos de a pie vemos todo eso, estamos en el círculo exterior, como la M-50 de Madrid. me ha gustado mucho leer tu reflexión. un saludo