martes, julio 01, 2008

HOTEL Venus

Como la gente en el televisor se estaba divirtiendo más que nosotros, la apagamos, pero no podemos evitar mirar de vez en cuando la pantalla negra: una ventana, o una puerta, detrás de la cual continúan los gemidos.

1 comentario:

YO merengues dijo...

Ja! es gacho saber que todo el mundo se divierte y uno a dieta. De qué sirve apagar la tele o cerrar las ventanas si se escucha (sí, tiene razón, todo todo se escucha a través de las paredes... tan delgadas)