domingo, julio 20, 2008

HOTEL Tropical



El que naufragáramos en un hotel es algo que no entienden los huéspedes. Nos miran recorrer el lobby buscando un avión en las alturas y formando mensajes de socorro con las maletas, o nos ven recoger fruta en el bufete para llevarla a nuestro cuarto donde hemos improvisado hamacas y mosquiteros con fibras vegetales y las sábanas. La fogata que prendemos en el techo les parece perfecta para bailar a su alrededor tomando cócteles y no entienden que lo hacemos para llamar alguna embarcación. Nos bañamos en las profundas albercas, donde intentamos pescar cualquier otra cosa que figuritas de salvavidas. No entienden nuestra desesperación y es que perdemos la esperanza de un rescate, los años pasan, y pasan y no queremos ni pensar en la cuenta.

6 comentarios:

Sushimoto dijo...

este cuento en especial me encantó tu forma de escribir es de lo mejor que he visto en web de este género te seguia en twitter pero este blog es como lleggar a la casa de la bruja despues de seguir las migajas de pan ¿Quénos deparan tus historias? sólo lo sabremos cuando el horno estélisto y los invitados hagan el honor de sebtarse a comer a los niños haha saludos!

Street trilce dijo...

Me imaginé en el naufragio, buscando algo que se me había perdido: ciert alegría sin mácula.

Un gran salute.

street trilce dijo...

Le faltó la a
cierta alegría...

:)

YO merengues dijo...

Vaya... este fue mejor. Ahora podré irme tranquila (feliz)... gracias. Saludos

José Luis Zárate dijo...

hmmm. Niño envuelto...
Bon apettite.

Fernando Montesdeoca dijo...

jaja excelente. estamos más perdidos en lo cotidiano que en las aventuras de cine que nos quedan tan lejos.

Tengo un blog de minificción:
http://dosisminimas.blogspot.com