viernes, julio 18, 2008

HOTEL En tránsito




Cada mes o algo así, otro lugar. Nuevas habitaciones, números diferentes en las puertas. Las camas de distinta dureza, los mecanismos de cortinas y llaves de agua otros, las proporciones cambiadas y los espejos en los lugares más inesperados. Mamá y papá se preocupan de tanto cambio, pero también son papá y mamá distintos según las circunstancias que nos obligan a viajar. Son felices en habitaciones de alfombras mullidas y malhumorados en las de muebles raídos y pésimo servicio al cuarto. Me quieren todo lo que pueden acordarse de quererme y yo los quiero igual. Se preocupan por mí. Piensan que tanto hotel me va a desarraigar de no me imagino qué. “Siempre hemos querido que tengas un hogar” dicen, cuando están melancólicos. No entiendo. Yo les enseño mi maleta café, vieja y confiable, y les digo que siempre he tenido un hogar.

4 comentarios:

YO merengues dijo...

Vaya… que personaje tan mas patético, aunque eso explicaría aquella leyenda de: donde están los seres queridos, está el hogar.
En fin, como sea el hombre no ha dejado de ser errante, antes por comida, ahora por comodidades … cuándo será estable…
Saludos

Rain dijo...

El hogar mutante. Dinámico el errante. En siglos pasados, en 4el XXI y en los que vendrán, siempre los errantes, los nómadas. Tal vez los outsiders viajeros.

Salute.

Rain dijo...

¿Hogar/hotel?

ring dijo...

hola, es kafkiano, post-moderno,y ardiente.