jueves, julio 24, 2008

HOTEL Carretera a ninguna parte



La soledad es un cigarrillo a mitad de la noche. Es una brasa que no puede vencer la oscuridad. El amargo humo del abandono.
Las camareras se sorprenden de encontrar, a veces, cenizas en cuartos vacíos.

3 comentarios:

thek3 dijo...

wow... me encanta como con tan pocas palabras dices tanto. creo que me identifico con este...

street trilce dijo...

Me acordé de haber visto La dimensión desconocida: por analogía, todos tus cuentos me parecen episodios con enigmas, extrañeza -lo sé, otra vez lo enfatizo-, escenas en flashback o lentas como primeros planos densos, llegando hasta más allá de la epidermis de quien lee.

Salute.
Rain.

José Luis Zárate dijo...

Mil gracias.
Uno de mis recuerdos favoritos es ver la dimencion desconocida en b/n, nadie le gustaba en mi casa, y yo no sabía cómo explicarles que esas historias me mostraban que la realidad no era tan firme como pensamos, nuestras seguridades y certezas son, cuando más, humo.
y no sabes que gusto que me da que estas líneas tengas un atisbo de esa maravilla.