domingo, junio 15, 2008

HOTEL Venus

La puerta se abrió violentamente, un tipo armado se quedó en la entrada, desconcertado. Ahí sólo estaba su mujer.
- ¿Ahora qué? - dijo ella, hastiada.
El hombre invisible volvió a felicitarse por su situación.

No hay comentarios.: