viernes, junio 06, 2008

HOTEL ruta 22

Ningún cuarto logra una oscuridad perfecta, podía distinguir, lejana, la luna del espejo. La vi despuntar, recorrer lentamente el techo. El agua en la mesita de noche se movió lentamente, buscándola.

No hay comentarios.: