domingo, junio 22, 2008

HOTEL Puerto Escondido.

El hotel fue un oasis después de tanto camino, tanta distancia, tanto silencio.
Y ahora, en la cama, me doy cuenta que el viaje no ha terminado. Entre tú y yo desiertos, silencios, selvas…

1 comentario:

Peter dijo...

Felicitaciones por el blog, raro pero original, además divertido. Me encantaron los pequeños cuentos hoteleros.