lunes, mayo 19, 2008

HOTEL Carretera A Oaxaca

El Santa Mónica es uno de esos hoteles en donde muy pocos pasan una noche completa, y las luces permanecen encendidas noche y día. Un lugar para negocios nocturnos, reuniones secretas, para intercambios ilegales.
Hay un libro en la recepción y los asiduos al Santa Mónica lo tratan con respeto. Ningún nombre real es anotado ahí, ninguna hora de llegada o de salida es cierta.
Son cuidadosos en ello.
No desean que suceda el milagro secreto, del que nadie habla porque quieren creer sólo en un mundo de dinero, de carne y piel a la venta. No maravillas que no tienen porqué ocurrir en ese hotel y romper su ritmo diario. Aún maravillas increíblemente sencillas.
Sucede así: ningún dato es real en el libro.
Es un hecho sobre el cual se sustenta la realidad del Santa Mónica. Y si alguien llega a anotar su verdadero nombre (por azar, descuido, por tentar la suerte) al salir del hotel será otro. Otros sus rasgos, su memoria, su destino.
Y el libro mantiene su serena realidad donde cada nombre es falso.

No hay comentarios.: