miércoles, marzo 14, 2007

TLING EL PASTEL ESTÁ LISTO

Un mes y medio. El tiempo que no he posteado. No es raro que este blog no lo visite nadie. En fin. Estoy feliz (y es raro decirle a nadie que uno está feliz, pero es que uno está expansivo y qué importa que le hable a un microfono desconectado). Terminé un libro. Eso es bueno. No quiero pensar que acompañará a los otros 9 sin editor que penan en dictamen durante años y años. No voy a hacerlo porque sigo feliz. 300 minicuentos de fantasmas. El libro se llama, que original: Historias de fantasmas. Minicuentos que siguiendo el canón del short short short history tienen, todos y cada uno, menos de 200 palabras. Y es de los pocos que he podido fechar. Nació el 7 de Noviembre y se terminó el 28 de Febrero. Cuatro meses. Y sigo feliz. Deseché 70 cuentos, más o menos. Están algunos que postee en este sitio, y fue divertido. Si uno se descuida el tiempo se va, se va y se va. Mis planes incluyen escribir este año un par de novelas, otros libro de cuento, un libro de ensayos, ser rico y famoso. Los planes de siempre. Pero sigo feliz. Que raro.