domingo, mayo 06, 2007

Frío, silencio, una voz que pide algo, cualquier cosa. La enfermera sabe que no es agua, o medicinas, sólo su presencia. Una mano sobre la sábana blanca, se alza, insegura. Ella lo toma entre sus dedos. Se miran un segundo. El miedo roza sus ojos, se sueltan de inmediato, tratan de disimular que cada uno sintió en el tacto del otro la gélida caricia de la muerte.

4 comentarios:

Porfirio dijo...

José Luis, por favor, sácame de la duda, ¿todo es ficción, verdad?

Daniel Herrera dijo...

José Luis:

Tú no me conoces. Soy Daniel Herrera y vivo en Torreón. Durante una temporada mientras estudiaba mi carrera estuve vendiendo libros de diferentes editoriales pequeñas del DF. Resulta que después me cambió la vida y ya no lo hago. Pero me quedé con varios libros de Times Editores y como sé que la mayoría de los escritores regalan todos sus libros pues me gustaría regresarte los pocos que tengo. El título que tengo tuyo es el de Las razas ocultas. Mi propuesta es que me envies tu dirección y te enviaré por cobrar los libros por paquetería. ¿cómo ves?

Un saludo
Daniel H.

Pilar dijo...

Dios bendito! qué quirúrgico se me ha vuelto Maese...!!!
atte
LA INGRATITA

JuAnAnToNoTiCiAs dijo...

interesante el blog seguire visitandolo si quieres entra en mi blog y votad y comentad algo si quereis
http://juanantonoticias.blogspot.com