viernes, mayo 04, 2007

Cuando, a falta de estetoscopio, uno pone el oído en el paciente, puede escucharse el mar.

No hay comentarios.: