miércoles, marzo 14, 2007

TLING EL PASTEL ESTÁ LISTO

Un mes y medio. El tiempo que no he posteado. No es raro que este blog no lo visite nadie. En fin. Estoy feliz (y es raro decirle a nadie que uno está feliz, pero es que uno está expansivo y qué importa que le hable a un microfono desconectado). Terminé un libro. Eso es bueno. No quiero pensar que acompañará a los otros 9 sin editor que penan en dictamen durante años y años. No voy a hacerlo porque sigo feliz. 300 minicuentos de fantasmas. El libro se llama, que original: Historias de fantasmas. Minicuentos que siguiendo el canón del short short short history tienen, todos y cada uno, menos de 200 palabras. Y es de los pocos que he podido fechar. Nació el 7 de Noviembre y se terminó el 28 de Febrero. Cuatro meses. Y sigo feliz. Deseché 70 cuentos, más o menos. Están algunos que postee en este sitio, y fue divertido. Si uno se descuida el tiempo se va, se va y se va. Mis planes incluyen escribir este año un par de novelas, otros libro de cuento, un libro de ensayos, ser rico y famoso. Los planes de siempre. Pero sigo feliz. Que raro.

2 comentarios:

porfirio hernández dijo...

Tienes razón en estar feliz, pero no tanto en que tal declaración está hecha al vacío. Quizás´sí en el momento en que la hiciste, pero por obra del blog, la has hecho ante un respetable auditorio. De eso se trata conversar en el hiperespacio.

Yo sí te leo, básicamente por tu brevedad. Salud.

Ana Inés Urrutia dijo...

Yo vine a leerte hoy Jose Luis... en realidad no pasas tan fantasma por el cyberespacio.