domingo, enero 14, 2007

SOMBRAS

Susurros, atisbos, casi el encuentro. A veces puedo escucharlo, en ocasiones entro a una habitación y las cosas están inmóviles con ese aire de que acaban de detenerse, si el fantasma fumara seguro encontraría un leve hilo de humo. Una brasa apagándose. Su ausencia lo hace más presente. Su silueta es más firme por que no la he visto. No me esquiva, desea el encuentro, pero el destino, aquello que guía las apariciones, la tela que cubre la realidad no han cedido para permitirlo. Habitamos la misma casa, percibiéndonos. Podría llenarme de miedo, pero para él yo también soy un susurro, un atisbo. Para él yo también soy un fantasma.

No hay comentarios.: