lunes, diciembre 11, 2006

PARADIGMA

La aparición tiene el poder de modificar nuestras creencias, tambalear certezas, agrietar la base firme sobre la que apoyamos nuestra vida.
De la nada apareció, nos vimos un segundo. Ahora no puedo dormir, atormentado por la pregunta:
¿Qué horror hay en mí que el fantasma huyó aterrado al verme?

No hay comentarios.: