domingo, diciembre 03, 2006

BAJO LA LUNA

Los perros pueden ver lo invisible, lo secreto, lo oculto. A veces salen para seguir sombras, se quedan afuera aullándole a la nada.
En la mañana, cansados y macilentos tienen los ojos cubiertas por una costra amarillenta. Chinguiña, le dicen, y es señal que, por horas, los perros han llorado en compañía de los fantasmas.

No hay comentarios.: