domingo, noviembre 12, 2006

DICCIÓN

Cuando abrimos un libro, los fantasmas cultos leen sobre nuestros hombros, en voz alta. Y creemos que la educada voz, de dicción perfecta, que oímos en nuestra cabeza mientras leemos en silencio, es la nuestra.

No hay comentarios.: