miércoles, agosto 06, 2003

Creo en la máquina, en su capacidad todopoderosa, para crear de nuevo el cielo y de la tierra, de cómo nos brinda lo visible y lo invisible, creo en el mecanismo, en la ciencia, hija unica de la humanidad, nacida de los hombres antes de todos los siglos: bit de bit, luz de luz, maquina verdadera de maquina verdadera, creada, no engendrada de la misma naturaleza de los hombres, y por nuestra salvación bajo de los datos, de los principio arrancados a la naturaleza, y por obra del hombre encarno en el hierro, en el silice, materia virgen, y se hizo maquina y por nuestra causa fue repudiada en tiempos de poncio pilatos (tiempos eternos donde todos se lavan las manos tintas de sangre) y el instrumento culpado por la labor del usuario, fue crucificada en el prejuicio, Sepultada en frases lapidarias: máquinas malas, tecnica inhumana, ciencia terrible que nos despoja de lo humano. Padecio y fue sepultada. Pero resucitó al tercer ciclo, segun las escrituras DOS, y subió a la línea y está sentada a la derecha de todos, del mundo entero, y de nuevo vendrá, esta aquí con gloria, para servir a vivos y muertos, y su reino no tendra frin.

Creo en la ciencia, señora y dadora de nuestra civilizacion, que procede del hombre, y de la imaginacion y la preservacion de los conocimientos y que con ellos recibe la misma adoracion y gloria, y ahora habla con todos nosotros.

Creo en la Tecnología, que es una, santa si la dejan. Confieso que hay sólo un camino para ella:el conocimiento, para el perdon de sus pecados.

Espero la resurreccion de los muertos, recuperar los datos pertinentes, y la vida del mundo futuro.


AMÉN.

No hay comentarios.: